Retiro a los 65, desempleo a los 50

retiro a los 65
¡Compártelo!
Tomás Gómez Luría

El retiro a los 65 es la regla en México para quienes cotizan en el seguro social o ISSSTE, aunque algunos trabajadores pueden anticipar su retiro desde los 60.

No obstante, esta edad teórica de retiro choca con una realidad contundente, a partir de los 50 conservar el empleo se vuelve un acto de equilibrio para los trabajadores, especialmente quienes ocupan posiciones gerenciales o de dirección.

Presión de nuevas generaciones

La presión ejercida por las generaciones más jóvenes y el deseo de las empresas por mantenerse a la vanguardia contribuyen a un contexto en el que cruzar los 50 hace difícil conservar el empleo.

Este escenario es especialmente notable en quienes trabajan por salarios.  El retiro a los 65 se convierte en un reto para quien está a diez o quince años de alcanzar esa edad, y pierde su empleo.

De ahí que sea necesario incorporar esta previsión en la estrategia de retiro. Con frecuencia el despido después de los 50 toma por sorpresa al trabajador. Sobre todo para quienes tienen cierta antigüedad acumulada, pues cuentan con más beneficios que los trabajadores más jóvenes.

A esta edad volver a colocarse en un empleo equivalente suele ser difícil.  Normalmente, el nuevo empleo será con menos salario o prestaciones que el anterior.  Y esta posibilidad, aunque no sea agradable, debe ser incorporada en la estrategia de retiro personal.

Retiro a los 65, plan de acción

¿Qué hacer si el nuevo salario de cotización es menor al anterior? ¿Qué hacer si no es posible encontrar un nuevo empleo?

Es necesario contar con respuestas a estas preguntas, y establecer un plan de acción. Por ejemplo, crear una reserva que te permita compensar una baja en tu salario de cotización. O bien financiar la continuación voluntaria en el régimen obligatorio, en el caso de no volver a emplearte.

Así, aun cuando el retiro a los 65 sea la regla oficial, la previsión personal a partir de los 50 debe ser especialmente cuidadosa. Te ayudará a evitar sorpresas que tienen un alto costo en los años previos a la jubilación.

¡Compártelo!

Publicado por Tomás Gómez Luría

Es autor del blog Soluciones para el Retiro, en el que comparte su experiencia en materia de Retiro y Ahorro para profesionales y emprendedores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *