3 recomendaciones para planear tu retiro si trabajas por tu cuenta

trabajas por tu cuenta
¡Compártelo!
Tomás Gómez Luría

Si trabajas por tu cuenta tienes satisfacciones invaluables.  Pero también enormes retos, especialmente a la hora de planear tu retiro.

Por esta razón es necesario poner manos a la obra cuanto antes.  En el tema del retiro el tiempo juega en contra.  Si tienes más de 30 años, ya vas tarde.

  1. Comienza ya con un porcentaje pequeño

El mejor modo de comenzar es escalando tu ahorro desde un porcentaje pequeño, digamos 10% de tu sueldo con miras a llegar una meta de 20% algunos años después.

Si comienzas ahora ahorrando el 10% de lo que ganas no tienes que hacer un ajuste drástico en tu nivel de vida. Y darás un paso importante, pues desarrollarás disciplina para ahorrar de largo plazo.

Al siguiente año incrementa un 3%, al siguiente otro 3% y finalmente un 4% para que logres una tasa de aportación del 20% de lo que ganas destinado a tu retiro.

 

  1. Ahorra donde no puedas meter mano en tu ahorro

Contrario a lo que piensan muchas personas, el mayor desafío en el ahorro de largo plazo no es el rendimiento.  El problema es la facilidad con la que se echa mano del ahorro cuando tienen una dificultad, como si el ahorro para el retiro fuera una caja chica, o fondo de emergencias.

Elige un instrumento que no te permita utilizar tu dinero, sino cuando llegues a tu objetivo.

Considera que cuando trabajas por tu cuenta el retiro sólo depende de ti. Nadie más se preocupara por ti.

 

  1. Si trabajas por tu cuenta el Estado puede pagar parte de tu retiro

El Estado tiene especial interés en que cada ciudadano ahorre para su retiro.  Eso le quita presión en el largo plazo a los programas de asistencia social.

Por esa razón es que el ahorro para el retiro tiene un trato preferencial y la Ley del Impuesto sobre la Renta te permite deducirlo.

Al aprovechar este beneficio fiscal obtienes un retorno vía impuesto de hasta el 30% de lo que ahorras.  Este beneficio supera cualquier rendimiento financiero que pudieras obtener.

Así que, si presentas declaración anual de impuestos, aprovecha y haz que el Estado pague parte de tu retiro.  Y, si aún no lo haces es buen momento para comenzar.

¡Compártelo!

Publicado por Tomás Gómez Luría

Es autor del blog Soluciones para el Retiro, en el que comparte su experiencia en materia de Retiro y Ahorro para profesionales y emprendedores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *