Soluciones para el Retiro | Profesionales y emprendedores

El ABC de la seguridad para tu hijo (primera parte): el testamento

testamento

La seguridad de tu hijo, además de los cuidados del día a día y del amor que puedas prodigarle, descansa en decisiones concretas que no puedes dejar para después. Una de ellas es hacer tu testamento.

¿Cuáles son los mecanismos legales que debes atender desde el nacimiento de tu hijo para garantizar que su futuro será el que sueñas para él?

Vamos a revisar tres que son fundamentales. Veamos los beneficios de hacer un testamento como una confirmación de responsabilidad y amor por tus familiares, especialmente menores de edad.

Testamento

El testamento es un instrumento jurídico que te ayuda a designar a los herederos de tus bienes y propiedades.  Es la expresión de tu voluntad sobre el destino de tu patrimonio y la seguridad económica de tu familia.

Para tu hijo menor de edad representa además la certeza de que si falleces habrás designado como tutor a la persona de tu confianza para administrar los bienes del menor de edad y cuidar de su desarrollo hasta la mayoría de edad.

Las consecuencias de no contar con uno

Ante la falta de un testamento será tu sucesión legítima la que reciba tus bienes. Esta sucesión legítima es una previsión legal que no necesariamente coincide con tus deseos. Y tus familiares más queridos pueden quedar desprotegidos por la falta de un testamento.

En otras palabras, ante la falta de tu voluntad expresa estarás dejando el bienestar de tu hijo en manos de un juez. Una persona que no conoces y que desconoce tu voluntad. Y decidirá a ciegas sobre el futuro de tu hijo, sólo con un criterio legal.

¿No tienes testamento? Ya vas tarde. Recuerda que en septiembre puedes hacerlo a menor costo que el resto del año.

Si quieres conocer más del tema visita el sitio del Colegio Nacional del Notariado Mexicano.

En el siguiente post platicaremos de la segunda parte de este ABC para proteger a tu familia.

Continue Reading

3 razones para asegurar ahora, y no mañana, la educación de tu hijo.

ahorrar para la educación

Hechos son amores, dice un refrán popular. En la educación de un niño este refrán aplica magníficamente. Pocos padres mexicanos planean oportunamente el futuro de sus hijos.

Existe el deseo de que sus hijos se gradúen en una buena universidad, aunque generalmente queda en el mero deseo. Muy pocos dan pasos concretos para que eso suceda.

La planeación oportuna tiene razones poderosas que un padre no debiera pasar por alto. Aquí te doy tres.

3 razones para asegurar ahora, y no mañana, la educación de tu hijo:

1. Quizá no haya mañana

Somos mortales, así de simple. Y aunque pensamos que siempre habrá tiempo para poner orden en nuestros asuntos, un día fallecemos, y todo cambia.  Sobre todo, para quienes dependen de nosotros.

2. A nadie, excepto a ti, le interesa el futuro de tus hijos

La razón más frecuente por la que los padres no pagan un seguro para proteger la educación de sus hijos es la falta (real o supuesta) de dinero.

Sin prejuzgar si la razón es válida, sólo queda una reflexión. Si a un padre le parece costoso un plan de previsión para sus hijos, ¿qué lo lleva a pensar que, en caso de morir, a alguien le importará pagar por lo que él no quiso hacer?

Ante el fallecimiento de los padres, los hijos sólo recibirán afecto y apoyo moral de sus amigos y conocidos. Dinero no, puedes estar seguro.

3.El tiempo pasa, aunque no lo sientas.

Formar un fondo para la educación universitaria de un niño es una carrera contra el tiempo.  Cada año que pasa te costará más.

Si cuando tu hijo es recién nacido te parece difícil contratar un seguro para su educación, cuando tenga 12 años ya será imposible.

Finalmente, que un joven asista a la universidad tiene un costo. Y alguien lo pagará.

Puede ser su padre, si decidió hacerse cargo oportunamente. O, en su defecto, será el propio joven quien terminará pagando con su futuro la falta de educación.  ¿Por qué crees que sólo el 17% de los jóvenes mexicanos se gradúan de la universidad?

Continue Reading

¿Cómo ahorrar para la universidad de tu hijo?

ahorrar para la universidad

Ahorrar para la universidad de tu hijo dejó de ser opcional. Con los altos costos de la educación privada se hace indispensable planear el gasto futuro de la forma más efectiva posible.

Si es recién nacido o está en preescolar te encuentras a muy buen tiempo de hacer una planeación de ahorro, considerando lo siguiente:

Usa el tiempo a tu favor

La variable con la que tropiezan muchos padres es cuándo comenzar.  Así, puedes pensar que si no inicias ahora podrás hacerlo el próximo año.  Pero no es tan sencillo.  Si comienzas cuando tu hijo es aún un bebé tendrás la ventaja de ahorrar aprovechando los beneficios del interés compuesto. Ventaja que perderás en la medida que pase el tiempo y no hayas iniciado con este proyecto.

Si inicias cuando tu hijo tenga diez años o más, ya la tarea será titánica.  En plazos cortos el fondo ya no tiene los rendimientos deseados, y tus cuotas de ahorro serán muy altas.

Más información

Cuídate de la inflación

Como ahorrar para la universidad es un proyecto de largo plazo, la inflación es un factor para considerar. Los instrumentos bancarios, por ejemplo, no superan la inflación.  En un entorno de alta inflación, como el que tenemos, no es buena idea ahorrar directamente en moneda nacional. Te recomiendo hacerlo mejor en Unidades de Inversión (UDI) o en dólares. Y no elijas opciones de corto plazo para un proyecto que, por su naturaleza, es de largo plazo.

Instituciones adecuadas

En el ahorro no todo es rendimiento. Es importante que selecciones una institución confiable.  Y las instituciones no son confiables porque ellas lo digan, sino porque tienen la regulación y supervisión adecuada.

Los bancos por ejemplo son supervisados por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores. Las aseguradoras, por la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas.

Asegúrate entonces de elegir una institución regulada y supervisada por la autoridad federalLos fraudes financieros, en cualquier país, no sólo México, son provocados por la ingenuidad del ahorrador que sólo busca rendimientos, sin reparar en la confiabilidad de la institución.

Ahorrar para la universidad, incluso si falleces.

Un aspecto que no debes pasar por alto es la posibilidad de que fallezcas mientras tu hijo aún es pequeño.  No es el escenario deseable, pero es posible.  Para este evento considera una cobertura de seguro específica para cubrir los gastos de educación de tu hijo, en caso de que no estés.

Así, si ya tienes claro el objetivo, el siguiente paso es iniciar.

Más información

Continue Reading