Gastos Médicos y tu economía

Las enfermedades y accidentes representan un golpe doble para nuestra economía personal:  implican un desembolso de dinero y, lo que es peor, llegan sin avisar. Todavía es común afrontar estos gastos médicos con ahorros personales, sin embargo, es la forma menos recomendable de hacerlo, a menos que sean desembolsos pequeños.

Los gastos médicos pueden rebasar incluso el valor de nuestro patrimonio, por lo que siempre será indispensable contar con un seguro médico.  En el caso de que tu seguro médico sea privado es conveniente que tengas en cuenta algunos aspectos de tu póliza, independientemente de la aseguradora que la haya expedido:

  • Suma Asegurada. Esto es especialmente importante si tu seguro es prorpocionado por la empresa para la que trabajas, pues lo seguros de grupo normalmente tienen una suma asegurada limitada.  Esto es, si los gastos médicos rebasan la suma contratada por tu empresa, ya no serán cubiertos por el seguro.  El peor momento para conocer esto es cuando ya estás utilizando el seguro (mi recomendación es que revises tu póliza ahora).
  • Períodos de espera.  Algunas enfermedades para ser cubiertas requieren de cierta antigüedad, por lo que si cambias de aseguradora, es importante que preguntes sobre el reconocimiento de antigüedad en tu póliza anterior para no comenzar nuevamente. Para esto no deben pasar más de 30 días en adquirir tu nueva póliza.
  • Desempleo.  Si pierdes tu empleo y también el seguro médico que te proporcionaba tu empresa tienes un período de 30 días para adquirir un seguro individual con reconocimiento de antigüedad de tu póliza de grupo.  Este beneficio es poco conocido, y muchas personas no lo aprovechan.
  • Reembolso.  Para ejercer tus beneficios como asegurado tienes dos opciones, pago directo (utilizando un hospital de red) o solicitar el reembolso de tus gastos médicos si decides atenderte fuera de la red de la aseguradora.  Si optas por el reembolso, ten en cuenta que la aseguradora pagará tus gastos de acuerdo con su tabulador.  Utiliza esta opción sólo si tienes claro el mecanismo de reembolso de tu aseguradora.

Siempre es mejor afrontar las enfermedades y los accidentes con un respaldo económico.

No olvides suscribirte al boletín de actualizaciones, si aún no lo has hecho, y comparte este post si te pareció de utilidad.