Soluciones para el Retiro | Profesionales y emprendedores

El retiro: Un preocupante asunto de género en México

el retiro

Las mujeres trabajan más que los hombres en México. Según el Instituto Nacional de Geografía e Informática (INEGI) por cada 10 horas de trabajo de una mujer, un hombre trabaja 8.3 horas. Sin embargo, en el retiro las mujeres obtienen menos beneficios que los hombres. ¿Por qué?

El asunto tiene varias aristas, veamos algunas.

Trabajan más, ganan menos

Del dato que mencionaba líneas arriba, resulta que integra tanto el trabajo remunerado como el no remunerado.  Y las mujeres, son quienes realizan la mayor proporción de trabajo no remunerado, como trabajo doméstico y cuidados. Y no es cualquier cifra.  Según el mismo INEGI el 65% del tiempo trabajado por las mujeres en México no es remunerado.

En el caso de los varones la proporción es inversa.  El 74% del trabajo masculino es remunerado.

Relacionado con el retiro, estas cifras presentan un problema potencial, pues al llegar a la edad de retiro, acumulando menos horas de trabajo remunerado, las mujeres obtienen pensiones menores que los hombres. O inexistentes, en muchos casos.  Esto lleva a que la población femenina en edad de retiro sea económicamente dependiente, con la vulnerabilidad que eso representa.

Menos prestaciones para el retiro

Otro dato importante.  En las grandes empresas (las que tienen más de 250 empleados) sólo el 35.3% del personal es femenino.  Y son estas empresas las que ofrecen mejores salarios y prestaciones para el retiro.

El mayor porcentaje de personal femenino está en las micro empresas, con el 49.4%.  Pero son estas empresas las que menores prestaciones otorgan.

Más longevas

Además de las condiciones laborales que ya mencionamos, está también la mayor esperanza de vida en mujeres.  En promedio, en México, las mujeres viven 6 años más que los hombres.

Si proyectamos los datos laborales y demográficos actuales, tenemos un panorama difícil para la población femenina.  Por un lado, menos años de cotización en sistemas de retiro, menor nivel de aportaciones y por el otro, una vida más larga.

La necesidad de contar con un plan para el retiro es general. Y, si los vemos por género, las mujeres mexicanas tienen un reto particular en este tema.

El primer paso para abordarlo es tomar conciencia del asunto.  Sin embargo, dadas las circunstancias es necesario ir más allá. La planeación del retiro debe incluir la formación de ahorro aún durante los años en los que no se cuente con trabajo formal.

Los trabajadores cotizantes al Seguro Social tienen derecho a continuar aportando voluntariamente al sistema de retiro para continuar acumulando semanas, cuando no están trabajando. E independientemente de esto, es necesario contar con plan de ahorro propio, a través de un Plan Personal de Retiro, Seguro de Retiro u otro esquema similar de largo plazo.

 

 

Continue Reading

¿Te importa lo que ocurre con el sistema de pensiones en Chile? …Debería

sistema de pensiones

En septiembre de este año The New York Times publicó un extenso artículo acerca del sistema de pensiones en Chile, y su fracaso a 35 años de haberse privatizado.

¿Por qué fracasó del sistema de pensiones chileno?

El fracaso no vino de que las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) hayan cometido fraude con los ahorros de los trabajadores, tampoco vino de que las inversiones hechas con el ahorro de los trabajadores hayan dado malos resultados.  El fracaso vino de que las aportaciones realizadas a las cuentas individuales de retiro de los trabajadores fueron insuficientes.

En Chile la aportación a las cuentas individuales de retiro es del 10% del salario de un trabajador. Y no alcanzó. Debió ser más. Hoy un jubilado chileno recibe una pensión equivalente al 34% de su último salario. Y ése es el promedio, pues si los desglosamos por género las mujeres perciben menos.

Debido a las enérgicas manifestaciones en contra del sistema de pensiones, el gobierno chileno está buscando reformarlo y llevar las aportaciones al 15% desde el actual 10% con apoyo del Estado y de los patrones.

Lo que viene para México

Y aquí viene la reflexión para nosotros.  En México las aportaciones son de 6.5% del salario de un trabajador. Esto es, no sólo escasas, son raquíticas. Insuficientes. Un esquema de contribución mal diseñado.  Y lo más difícil es que ni el Estado, ni los trabajadores en lo individual, están haciendo algo al respecto.

El Estado debe incrementar ya el nivel de aportaciones obligatorias. Y, por su parte, los trabajadores no deben esperar a que el Estado reaccione. En lo individual cada uno debiera tener su plan de ahorro de largo plazo.

Al final de la vida laboral cada trabajador será el único responsable de su retiro. Los patrones y el Estado sólo se encogerán de hombros.

Lo que viene para el sistema mexicano

En 15 años aprox. tendremos los primeros jubilados del nuevo sistema de pensiones mexicano.  Lo que viene para esos primeros jubilados no es grato.

El problema es que estarán solos en su circunstancia. El Estado ya se hizo a un lado porque sabe que no hay dinero que alcance para pagar pensiones.

Los patrones pagan a regañadientes las contribuciones mínimas, y cuando pueden, las evaden. Los trabajadores piensan que lo del retiro no les atañe, que es un tema de gente envejecida… muy lejano para quienes hoy están apenas en sus treinta.

Si has leído hasta aquí es porque el tema te preocupa.  Ahora da el siguiente paso. Ocúpate de tu retiro, y desarrolla tu estrategia personal.  Y, si no sabes cómo hacerlo, escríbeme. Me dará gusto platicar contigo.

Finalmente, te comparto la liga del artículo de The New York Times que te comentaba al principio. Haz click aquí.

Continue Reading

Tu pensión del IMSS (esquema 1973) – Primera parte

pensión del IMSS

Con las reformas a las Ley del Seguro Social en 1997 ahora tenemos dos esquemas de pensión del IMSS para jubilación, que se aplican según la fecha en la que iniciaste a cotizar como trabajador.

Tu pensión del IMSS: dos esquemas

Quienes comenzaron antes del 1 de julio de 1997 podrán optar por cualquiera de los dos esquemas.  Es un derecho, pues, para trabajadores que hoy tienen más de 40 años de edad en su mayoría. Son los trabajadores de la llamada generación de transición.

El esquema de pensiones anterior, tiene ventajas evidentes respecto al nuevo sistema. Proviene de la Ley del Seguro Social de 1973. Y es, sin duda, más solidario con los trabajadores que puedan jubilarse bajo sus términos. Pero tiene reglas, que vale la pena conocer.

Las condiciones para el esquema de la Ley 1973

Aquí te enumero algunas, para que lo tengas en cuenta si perteneces a esta generación:

  1. Debiste comenzar a cotizar al IMSS antes del 1 de julio de 1997.
  2. Tu pensión se calculará con una fórmula que combina semanas cotizadas durante toda tu trayectoria laboral, y el salario base de cotización de los últimos 5 años.
  3. La cantidad mínima de semanas cotizadas para tener derecho a pensión de jubilación son 500.

Si tienes derecho a este esquema son tres las variables que debes cuidar.  Vamos por partes.

La primera variable: semanas cotizadas

Si has escuchado que para jubilarte son necesarias 500 semanas cotizadas, no te confundas.  Esta cantidad es sólo eso, un mínimo, que te dará una pensión mínima.  Únicamente una fracción de lo que ganas antes de jubilarte. No son suficientes para una pensión del nivel de tu salario actual.

Así, en tu estrategia de retiro debes conocer con precisión cuántas semanas cotizadas tienes.  Si no conoces el dato, puedes obtenerlo del IMSS vía internet en le dirección www.imss.gob.mx

El dato de las semanas cotizadas es indispensable para que decidas tu edad de jubilación.  El objetivo es superar el mínimo de 500 semanas. Lo ideal es aproximarte a 2,000 semanas tanto como puedas.

Considera que cada año de trabajo le aporta 52 semanas a tu acumulado.  Así que partiendo de las semanas que ya tienes, sólo suma las que podrás acumular en los años que te quedan por trabajar.  Y ahí tendrás el dato de las semanas cotizadas con las que podrás estimar el monto de tu pensión del IMSS.

Las otras dos variables son el salario base de cotización y la edad de retiro (que no es necesariamente 60 años). De ellas hablaremos más adelante.

Continue Reading