Soluciones para el Retiro | Profesionales y emprendedores

¿Por qué asegurar un negocio, sobre todo si es pequeño?

Normalmente asegurar un negocio no constituye una prioridad para sus propietarios.  En la senda del crecimiento es común cubrir los gastos corrientes y pensar en inversiones futuras para continuar creciendo. Y se olvida cuidar lo ya ganado.

¿Cómo lo hacen las empresas grandes?

Si algo podemos aprender de las empresas grandes es la forma en la que administran sus recursos. Esto nos da una idea de por qué llegaron a ser grandes.

Para una empresa grande, por ejemplo, una cadena de autoservicios, el seguro de sus unidades es un requisito indispensable.

Aun cuando la pérdida material de una de ellas quizá no lleve a toda la empresa a la quiebra. Sin embargo, ni por asomo estas empresas consideran la posibilidad de perder sus activos por eventos fortuitos como el incendio o los huracanes. En estos casos el seguro siempre está presente.

En los negocios pequeños, tanto los que van iniciando como los que ya tienen una trayectoria en los negocios, el seguro de sus activos es aún más necesario.

Consideremos que algunas veces, es la única fuente de ingresos de su propietario.  Así, los riesgos de incendio, robo, huracanes o la responsabilidad civil, pueden desaparecer en un parpadeo la fuente de ingresos del propietario y de sus trabajadores.

¿Es diferente asegurar un negocio pequeño?

Las necesidades de seguro de un negocio pequeño son las mismas de una empresa grande. Sólo que más acentuadas.  Debido a que todavía no cuenta con un capital de respaldo para emergencias o pérdidas súbitas, la existencia de un seguro puede ser la diferencia entre continuar o extinguirse. Te recomiendo también ¿Qué hacer con lo que tienes (y lo que no tienes)?

El sector asegurador que antaño sólo ofrecía pólizas empresariales orientadas a las grandes empresas, hoy se ha adaptado. Ahora tiene en su menú de seguros, opciones para asegurar un negocio de giro comercial o de servicios, con sumas aseguradas adaptables a su tamaño y necesidades.

Si decides asegurar tu negocio, mi recomendación es que evites comprar seguros por teléfono o en pólizas paquete. Mejor platica con tu agente de seguros, evalúen tus necesidades de seguro y contrata sólo las coberturas que realmente necesites.  Si ya cuentas con un seguro no olvides revisar anualmente tu póliza en la renovación, pues quizás tus necesidades hayan cambiado y es conveniente actualizar tus coberturas.

Si no cuentas con seguro para tu negocio escríbeme. Puedo orientarte acerca de la opción más adecuada para que tu negocio no se detenga.

Continue Reading

La Responsabilidad Civil Obligatoria

El concepto de responsabilidad civil tiene aún poca penetración en la sociedad, lamentablemente. Por eso cuando se hizo pública la obligación de contar con un seguro de responsabilidad civil para automóviles muchos conductores se sintieron agraviados por una regulación más.
En mi opinión, lo lamentable es que tuvo que ser obligatorio lo que siempre debió ser una responsabilidad ciudadana, asumida por el simple hecho de poseer o conducir un automóvil.

¿Qué es la responsabilidad civil?

La responsabilidad civil no es otra cosa que la responsabilidad que tenemos respecto a los demás por los daños que, involuntariamente, lleguemos a ocasionar en sus bienes o en sus personas.

¿Ha escuchado de un conductor que atropella a un peatón y se da a la fuga? ¿O todavía está buscando al responsable de golpear su automóvil en el estacionamiento del supermercado? Bueno, pues ahí tiene usted algunos ejemplos de la ausencia de responsabilidad civil.

No sólo para automóviles

Las coberturas de responsabilidad civil son indispensables no sólo para los automóviles. Son necesarias para todas las actividades que de forma personal o profesional nos llevan a relacionarnos con los demás.
¿Qué sucede si en su negocio un cliente resbala porque el piso estaba mojado, y se lesiona la espalda? ¿o qué sucede si su hijo, jugando, anota un gol en la ventana del vecino y la rompe?

En ambos casos usted no tuvo la intención de ocasionar un daño. Pero es responsable civilmente por ser el propietario del negocio en el primer caso, y por ser el padre de su hijo en el segundo.
Algunos daños que ocasionemos a terceros son de poco monto, y podemos cubrirlos con nuestro dinero. Sin embargo, otros, como lesionar a un peatón o golpear un auto nuevo que vale varias veces más que el nuestro, quizá no podamos pagarlos de nuestro bolsillo. Aquí es donde los seguros de responsabilidad civil deben estar presentes, sin necesidad de que la autoridad nos obligue a contratarlos. Darse a la fuga, definitivamente no debe ser más una opción.

Si te pareció útil esta entrada, compártela. Y si necesitas un seguro de responsabilidad civil, no dudes en contactarme.

Continue Reading