Responsabilidad civil o daños a terceros

¡Compártelo!
Tomás Gómez Luría

Para comprender de qué trata la responsabilidad civil, imagina que un cliente entra a un supermercado y al caminar por el pasillo de lácteos resbala porque no hay un anuncio de “piso mojado”, detrás de él camina un empleado del supermercado y también resbala.

Si el supermercado tuviera que responder por los daños personales de estas  caídas, sólo la del cliente clasifica como “daño a terceros”.  En el caso del empleado, por ser un trabajador del responsable del daño (el supermercado) no es considerado un tercero. Su caída sería tratada como un riesgo de trabajo.

En responsabilidad civil, los familiares y dependientes laborales no clasifican como terceros.

Con frecuencia se piensa en la responsabilidad civil sólo en términos de los seguros de coche.  Sin embargo, dependiendo a qué nos dediquemos, podemos incurrir en diferentes tipos:

  • Los médicos, contadores o agentes de seguros a nivel profesional.
  • Los padres de familia a nivel familiar
  • Los inquilinos en responsabilidad civil de arrendatario, etc.

En todo caso el principio es el mismo: siempre tener claro cómo tendríamos que responder si dañamos a otra persona en el ejercicio de nuestra actividad o profesión. El daño personal o patrimonial debe ser reparado por quien lo ocasionó, aun cuando no tuvo la intención de hacerlo. De esto se trata la responsabilidad civil.

En seguros encontrarás las coberturas de responsabilidad civil algunas veces integradas dentro de un paquete de coberturas (como en el caso de los seguros de auto o los seguros de hogar), y en otras ocasiones, como la responsabilidad civil de contratistas o responsabilidad civil profesional, en pólizas específicas para cubrir ese riesgo.

La relevancia de los daños a terceros está determinada por la magnitud que dichos daños pueden alcanzar, y en consecuencia, el dinero del que debe disponer quien ocasionó el daño para repararlos.  Al transferir el riesgo a una compañía de seguros, los daños son reparados por la aseguradora, salvaguardando la integridad de tu bolsillo.

Si te resultó útil esta información, compártela y no olvides suscribirte para recibir actualizaciones en tu correo electrónico. Bienvenidos tus comentarios.

¡Compártelo!

Publicado por Tomás Gómez Luría

Es autor del blog Soluciones para el Retiro, en el que comparte su experiencia en materia de Retiro y Ahorro para profesionales y emprendedores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *