Jubilación moderna: una mesa de tres patas

jubilacion moderna
¡Compártelo!
Tomás Gómez Luría

En 1997, a través de la nueva Ley del Seguro Social, el mensaje fue claro: las pensiones de retiro para la nueva generación de trabajadores no serían financiadas únicamente con recursos fiscales.  La jubilación moderna sería una responsabilidad tripartita: empresa, Estado y trabajador.

A casi 24 años del cambio por lo menos dos destinatarios no acusaban recibo.  Las empresas en su mayoría seguían aportando un 5% para el retiro de sus trabajadores.  Y estos últimos aportando sólo el 1% de su salario a sus cuentas de retiro.

La reforma de pensiones

Con la reforma de pensiones que entró vigor en 2021 las empresas incrementarán finalmente su nivel de aportaciones, de forma obligatoria.  El Estado también se obligó a garantizar pensiones más allá del salario mínimo.

El participante que sigue rezagado es el trabajador.  Aun cuando es su futuro económico el que está en medio de este proceso, el trabajador permanece distante en el tema de su retiro.

Lo cierto es que con la sola participación de las empresas y el Estado no será posible garantizar un mínimo de bienestar en el retiro. 

Si un trabajador confía su futuro sólo en el ahorro básico de su AFORE, sin contribuir de forma activa, es probable que su retiro sea con un ingreso mucho menor de lo que necesitará para mantener su nivel de vida.

Por si fuera poco, la enorme crisis económica que deja la pandemia de COVID prolongará el ciclo de baja de las tasas de interés, y los fondos de retiro crecerán a un ritmo menor, especialmente los de trabajadores mayores de cuarenta años.

Jubilación moderna

La jubilación moderna es una mesa de tres patas, que sólo tendrá equilibrio si el elemento faltante se hace presente.  Y existen medios para hacerlo.

Dependiendo del nivel de ingresos de un trabajador existen opciones que van desde el ahorro voluntario en las AFORE a partir de 50 pesos, hasta opciones de ahorro más completas a nivel privado. La idea es integrar el ahorro personal para retiro dentro de los compromisos básicos, tan importante como la vivienda o la alimentación.

Haciendo nuestro este enfoque podremos avanzar con más seguridad de la etapa más productiva de nuestra vida a una merecida jubilación sin detrimento en nuestro nivel de bienestar.

Como lo he comentado en otras ocasiones es necesario pasar de la reflexión a la acción, y de forma realista, comenzar a contribuir para garantizar una pensión adecuado en nuestra jubilación.

¡Compártelo!

Publicado por Tomás Gómez Luría

Es autor del blog Soluciones para el Retiro, en el que comparte su experiencia en materia de Retiro y Ahorro para profesionales y emprendedores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *