Invalidez permanente, el riesgo que no cubre tu empleo

invalidez permanente
¡Compártelo!
Tomás Gómez Luría

Invalidez permanente e incapacidad permanente son dos términos que a menudo se confunden.  Pero no son lo mismo, si los medimos en dinero hay una distancia enorme entre ambos.

Incapacidad: la pérdida de tu capacidad para continuar trabajando

La incapacidad, según la seguridad social, es la pérdida de las capacidades para trabajar como consecuencia de un riesgo profesional o laboral.  Esto es, la enfermedad o accidente que provoca el estado de incapacidad permanente total tuvo su origen probado en el empleo del trabajador.  De ser así, la seguridad social cubre al trabajador hasta con el 70% de su salario.

Sin embargo, los casos de incapacidad permanente total son pocos comparados con los de invalidez permanente.

Invalidez permanente, riesgo no profesional

La invalidez, que también es la pérdida de las capacidades para trabajar, tiene su origen en actividades no profesionales.  Por ejemplo, si te accidentas en tus vacaciones, o te enfermas de algo que no tiene que ver con tu trabajo.  En este caso, la seguridad social te cubre de una forma completamente diferente.

Si cotizas al seguro social, por ejemplo, la cobertura por invalidez permanente es sólo del 35% de tu salario cotizado, y sólo se otorga si llevas por los menos tres años cotizando. Cada sistema (ISSSTE, PEMEX, IMSS) tiene sus condiciones, pero todas están en la misma línea.  Tendrás una cobertura mayor si la pérdida de tu capacidad de trabajo se deriva de tu empleo, a que si es consecuencia de una actividad personal o no vinculada con tu empleo.

Pensión por invalidez, caída del nivel de vida

La diferencia en términos de dinero, entre ambos conceptos, no es poca cosa.  La caída en el nivel de vida de alguien con una pensión de invalidez permanente es dramática. El problema es mayor para los trabajadores que cotizan por debajo de su salario real, como sucede con algunos empleos por outsourcing.

Pese a sus consecuencias este riesgo personal es poco considerado por los profesionales que están en activo. Se toma conciencia de la invalidez hasta que se presenta.

La supuesta seguridad que otorga un empleo es un espejismo para quienes trabajan por salarios.  En caso de una invalidez permanente no hay tal seguridad.  Este riesgo debe cubrirse personalmente, sobre todo cuando estás en la etapa más productiva de tu carrera.

¿Te interesa conocer cómo cubrir de forma personal este riesgo? Escríbeme

¡Compártelo!

Publicado por Tomás Gómez Luría

Es autor del blog Soluciones para el Retiro, en el que comparte su experiencia en materia de Retiro y Ahorro para profesionales y emprendedores.

2 comentarios sobre “Invalidez permanente, el riesgo que no cubre tu empleo

  1. B dias. Excelente blog!!
    Una pregunta como debe cubrirse personalmente el riesgo en caso de una invalidez permanente?
    De antemano Gracias!!
    Saludos!!

    1. Buen día, gracias. La invalidez total permanente se cubre a través de un seguro de vida individual. Usualmente forma parte de un paquete de coberturas que incluyen tanto fallecimiento como invalidez total permanente, y opcionalmente pérdidas orgánicas por accidente.
      La contratación de estas coberturas está en función de la edad al momento de contratar, el estado de salud y la ocupación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *