Soluciones para el Retiro | Profesionales y emprendedores

Nuevos fondos generacionales para el retiro

fondos generacionales
Tomás Gómez Luría
ÚneteEmail this to someoneFollow on FacebookTweet about this on TwitterFollow on LinkedIn

En diciembre de 2019 el esquema de ahorro que administran las AFORE (Administradoras de Fondos para el Retiro) cambiará de manera importante con la llegada de los fondos generacionales.

El nuevo esquema tiene como fin evitar los cambios de sociedad de inversión (SIEFORE) que suceden actualmente cuando el trabajador ingresa a un nuevo grupo de edad.  Hoy si tienes menos de 37 años tu ahorro se encuentra en la SIEFORE 4, cumpliendo 37 años tu ahorro pasaría a las SIEFORE 3, a los 46 a la SIEFORE 2, y finalmente a los 60 el ahorro se va la SIEFORE 1.  Estos cambios de SIEFORE se hacían porque la nueva SIEFORE inviertía el ahorro de forma más conservadora que la anterior.  El objetivo era proteger el ahorro de los trabajadores de inversiones de mayor riesgo conforme tenían más edad.

Fondos generacionales

Los fondos generacionales tienen el mismo objetivo.  Sin embargo, ahora en lugar de que el ahorro del trabajador cambie de fondo de inversión será el fondo de inversión el que adapte su estrategia   en el tiempo, buscando más seguridad en las inversiones a mayor edad de los trabajadores, sin necesidad de migrar le dinero del trabajador a una nueva SIEFORE.

¿Qué ganan los trabajadores con el cambio?

Al evitar que el ahorro esté cambiando de un fondo de inversión a otro se evitan pérdidas asociadas con la venta de las acciones del fondo que se abandona. En el nuevo esquema la estrategia de inversión irá modificándose con la edad del grupo generacional que tiene su ahorro invertido en él.  En otras palabras, ya no habrá cambios de SIEFORE, tu ahorro se quedará en el fondo que corresponda a tu generación.

Ahora el sistema pasa de cuatro SIEFORE básicas que existen actualmente en cada AFORE, a 10 nuevas SIEFORE o fondos generacionales.

¿Estos cambios son suficientes para mejorar tu pensión?

Contundentemente no.  Si bien estos cambios representan beneficios para el desempeño del ahorro de los trabajadores no resuelven el problema de fondo:  las bajas tasas de aportación.

En tanto la tasa de ahorro de los trabajadores que cotizan al Seguro Social permanezca en los niveles actuales (6.5% del salario base de cotización) el futuro de las pensiones de retiro será poco menos que catastrófico.

Los planes personales de ahorro y las aportaciones voluntarias son herramientas indispensables que deben aprovechar los trabajadores antes de llegar a la edad de retiro, que amenaza con ser un abismo si los trabajadores no toman acciones efectivas para incrementar su ahorro.

¿Te interesó? Compártelo
Tomás Gómez Luría

Tomás Gómez Luría

Es Agente de Seguros y autor del blog Consultoría en Seguros, en el que comparte su experiencia en materia de Retiro para profesionales y emprendedores.

View more posts from this author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Platica conmigo