Léase en caso de desempleo

desempleo
¡Compártelo!
Tomás Gómez Luría

Una de las consecuencias de la pandemia que estamos viviendo es el desempleo, especialmente en sectores altamente afectados como el turismo o el entretenimiento.

Esta situación inesperada y devastadora para muchos negocios nos lleva a revisar nuestra estrategia personal, de cara a un eventual desempleo.  Y quiero referirme a dos decisiones específicas y frecuentes cuando un trabajador pierde su empleo:

Retiro parcial por desempleo de tu cuenta individual

¡No lo hagas!  Esta opción es ampliamente utilizada, y resuelve (si acaso) lo inmediato a un alto costo para tu futuro.

Cuando haces un retiro parcial por desempleo en tu AFORE el IMSS efectúa un descuento de semanas cotizadas, de forma proporcional al monto de los recursos de tu cuenta.  Esto es, si retiras el 11.5% de los recursos de la subcuenta de retiro, cesantía y vejez, te serán descontadas el 11.5% de tus semanas cotizadas.  Si ya tienes diez años o más de cotización al seguro social esto implica perder más de un año de semanas cotizadas.

Para quienes se retiren por el esquema 1973 del seguro social el monto de su pensión está vinculado a las semanas acumuladas totales. No se pueden dar el lujo de perder semanas que ya cotizaron.

Y, para quienes se retiren por el esquema 1997 necesitan acumular mínimo 1,250 semanas para tener derecho a pensión. Tampoco pueden perder semanas cotizadas.

Estas semanas pueden recuperarse si el trabajador reintegra el dinero que retiró de su cuenta individual.  Sin embargo, en la práctica esto casi nunca sucede.  El trabajador piensa que el retiro de sus recursos no tuvo consecuencias.  Y no es así.  Cuando se acerque a su edad de retiro apreciará las semanas que logró acumular, y lamentará las que perdió.

Continuación voluntaria del régimen obligatorio.

Recuerda que si causas baja en tu empleo puedes continuar cotizando al seguro social para no interrumpir tu acumulación de semanas cotizadas. Es necesario, por supuesto, pagar las cuotas correspondientes al seguro social.  Si continúas cotizando, el desempleo no afectará tus derechos de retiro.  Considera que estos periodos que quedan sin cotizar ya no pueden recuperarse cuando te integras a un nuevo empleo. Así que no es poca cosa optar por continuar cotizando voluntariamente.

Este trámite lo efectúas directamente en el seguro social, no tiene nada que ver con tu AFORE.

En conclusión, toma en cuenta estos dos aspectos en tu estrategia personal en caso de desempleo. Retirar recursos de la cuenta individual y dejar de cotizar parecen respuestas naturales ante una crisis individual. Sin embargo, el alto costo que tendrá sólo dentro de unos años debería hacernos pensar si fue la solución más adecuada.

Si aún tienes empleo te conviene iniciar desde ya un fondo para contingencias que te permita solventar estas crisis, sin afectar tus beneficios de retiro.

¡Compártelo!

Publicado por Tomás Gómez Luría

Es autor del blog Soluciones para el Retiro, en el que comparte su experiencia en materia de Retiro y Ahorro para profesionales y emprendedores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *