Beneficios fiscales de tu seguro en 2016

¡Compártelo!
Tomás Gómez Luría

Además de proteger tu patrimonio, algunos de tus seguros personales te ofrecen beneficios fiscales importantes para tu bolsillo.

Deducciones personales en 2016

En 2016 la Ley del Impuesto sobre la Renta considera deducciones personales con un margen más amplio que 2015. Por tanto, voy a referirme a las que corresponden a seguros personales:
1. La fracción V del artículo 151 de la Ley determina que pueden deducirse las aportaciones complementarias para retiro. Esto es, lo que tú voluntariamente ahorras en los diferentes instrumentos disponibles para retiro. Entre éstos encuentras los Planes Personales de Retiro o las aportaciones voluntarias a tu AFORE. Por este concepto te autoriza a deducir hasta el 10% de tus ingresos del ejercicio, sin exceder de 5 salarios mínimos anuales.
2. La fracción VI del mismo artículo autoriza la deducción de las primas de los seguros de gastos médicos que adquieras para ti o tu familia. Estas deducciones se incluyen en el límite global de 15% del ingreso del contribuyente, sin exceder 5 salarios mínimos anuales.

Beneficios fiscales: retiro y gastos médicos

Si eres empresario o profesional independiente aprovecha estos beneficios fiscales a través de un Plan Personal de Retiro. En un mismo plan ahorras para tu retiro, al tiempo que ahorras en el pago de impuestos. Y, además, tiene beneficios fiscales cuando recibes tu ahorro a los 65 años de edad.

En suma, estos dos seguros, retiro y gastos médicos, constituyen el eje de la protección personal. Y son indispensables para abordar un futuro, que se antoja retador para nuestra generación. Considera que, con un Estado cada vez más limitado para ofrecer seguridad social, dependeremos cada vez más de nuestras previsiones personales.

Prepárate para vivir más

Además, con una esperanza de vida mayor, debemos prepararnos para vivir más. Eso incluye precisamente acumular recursos para el retiro y garantizar servicios de salud. En consecuencia, si necesitamos más dinero, necesitamos también un plan de previsión.  Y, por definición, le previsión no se improvisa.

Así que, si la Ley te otorga beneficios fiscales por atender tu protección personal, es momento de aprovecharlos, ¿no crees?
Escríbeme, tus comentarios son importantes.  Y si esta publicación te pareció útil, compártela.

¡Compártelo!

Publicado por Tomás Gómez Luría

Es autor del blog Soluciones para el Retiro, en el que comparte su experiencia en materia de Retiro y Ahorro para profesionales y emprendedores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *