¿Cómo ahorrar para la universidad de tu hijo?

ahorrar para la universidad
¡Compártelo!
Tomás Gómez Luría

Ahorrar para la universidad de tu hijo dejó de ser opcional. Con los altos costos de la educación privada se hace indispensable planear el gasto futuro de la forma más efectiva posible.

Si es recién nacido o está en preescolar te encuentras a muy buen tiempo de hacer una planeación de ahorro, considerando lo siguiente:

Usa el tiempo a tu favor

La variable con la que tropiezan muchos padres es cuándo comenzar.  Así, puedes pensar que si no inicias ahora podrás hacerlo el próximo año.  Pero no es tan sencillo.  Si comienzas cuando tu hijo es aún un bebé tendrás la ventaja de ahorrar aprovechando los beneficios del interés compuesto. Ventaja que perderás en la medida que pase el tiempo y no hayas iniciado con este proyecto.

Si inicias cuando tu hijo tenga diez años o más, ya la tarea será titánica.  En plazos cortos el fondo ya no tiene los rendimientos deseados, y tus cuotas de ahorro serán muy altas.

Cuídate de la inflación

Como ahorrar para la universidad es un proyecto de largo plazo, la inflación es un factor para considerar. Los instrumentos bancarios, por ejemplo, no superan la inflación.  En un entorno de alta inflación, como el que tenemos, lo recomendale es proteger tu ahorro de la inflación.

Las compañías de seguros te ofrecen diferentes opciones para este fin. Planes en UDI, moneda nacional actualizable por inflación o dólares. Y, muy importante, no elijas opciones de corto plazo para un proyecto que, por su naturaleza, es de largo plazo.

Instituciones adecuadas

En el ahorro no todo es rendimiento. Es importante que selecciones una institución confiable.  Y las instituciones no son confiables porque ellas lo digan, sino porque tienen la regulación y supervisión adecuada.

Los bancos por ejemplo son supervisados por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores. Las aseguradoras, por la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas.

Asegúrate entonces de elegir una institución regulada y supervisada por la autoridad federalLos fraudes financieros, en cualquier país, no sólo México, son provocados por la ingenuidad del ahorrador que sólo busca rendimientos, sin reparar en la confiabilidad de la institución.

Ahorrar para la universidad, incluso si falleces.

Un aspecto que no debes pasar por alto es la posibilidad de que fallezcas mientras tu hijo aún es pequeño.  No es el escenario deseable, pero es posible.  Para este evento considera una cobertura de seguro específica para cubrir los gastos de educación de tu hijo, en caso de que no estés.

Así, si ya tienes claro el objetivo, el siguiente paso es iniciar. Si tienes preguntas sobre este tema, escríbeme.

¡Compártelo!

Publicado por Tomás Gómez Luría

Es autor del blog Soluciones para el Retiro, en el que comparte su experiencia en materia de Retiro y Ahorro para profesionales y emprendedores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *